top of page

Being Funny in a Foreign Language - The 1975


Pasando de Notes on a Conditional Form (2020), su álbum más insistente en la cantidad y la ambición, a su álbum más corto y conciso en Being Funny in a Foreign Language, The 1975 desarma las preconcepciones que durante una década pudieron generarse en el público sobre su trabajo y sus personalidades. Se encuentran por primera vez en su origen, como un grupo de amigos que se quedaron adheridos a sí mismos desde la secundaria, abriéndose camino a un nuevo inicio donde se exploran otras ideas, alejadas del nihilismo y la macro-focalización de sus álbumes pasados. Al buscar entender al otro y cuestionar las condiciones socioculturales, Matty Healy, como portavoz de la banda, irá anunciando los ejes transversales del álbum. La preocupación de Being Funny es cambiar el lenguaje con el que nos acercamos al otro para negarlo o integrarlo, porque es a través del discurso que se generan los estatus quo, las alteridades y las transformaciones.

Si bien desde su debut “The 1975” ha sido un estandarte que da inicio a los álbumes de la banda, en Being Funny no es una repetición de la misma letra con cambios de instrumentalización a modo de antesala al sonido del álbum, aunque tampoco es un discurso político como lo fue en Notes con un discurso de Greta Thunbrg. En cambio, acompañado de una melodía repetitiva de cuerdas, Healy introduce sus sensaciones ante la cultura, sociedad y política del momento a partir de su vida. Hablando del cinismo de la generación que siguió a la suya y la apatía en redes sociales, la letra se rige por un elemento característico del álbum: la honestidad, en este caso vía una disculpa autocrítica sobre el nihilismo autosaboteador, meramente estético, que determinó parte de la relación de la banda con sus fans durante estos primeros diez años de carrera.

A pesar de ello, para la última estrofa, la letra retrata un estado de cansancio mental a través de una comparación entre los anteriores comentarios políticos de la banda y cómo, muy específicamente, QAnon se legitima en la sobresaturación de información vía mensajes tergiversados: “Whimsical, political / Liberal, with young people as collateral / You see, I can't sleep 'cause the American Dream / Has been buying up all of my self-esteem / While QAnon created a legitimate scene / But it was just some bloke in the Philippines”. Y así, Matty repite que es tiempo para hablar sin enredos, pidiendo perdón por el mundo, que incluso él, le ha dejado a los adolescentes del presente para entonces, con un conjunto de sintetizadores, guitarras y saxofón darle entrada a “Happiness”.

La canción aparece como un regreso a lo que, entre 2012 y 2014, hizo que The 1975 se volviera la voz de una generación: letras con referencias, un tanto irónicas, al placer sexual bajo un ritmo bailable con un cierto aire funk acompañado de sintetizadores. Luego de la época Music for Cars —compuesta por Notes y su antecesor A Brief Inquiry Into Online Relationships (2018)— que más que nada fungió como un manifiesto dominado por el ego, el quinto álbum de la banda presenta un giro en su discurso: ahora, Healy acepta el amor que viene de lxs demás y se permite bienvenir la felicidad sin importar que tan efímera sea. Being Funny es una nueva versión de aquello que fue The 1975, pero enfocado en disfrutar la vida en un tiempo de crisis generalizada.

Por su parte, “Looking For Somebody (To Love)” retoma sonoridades upbeat de algunas de las canciones más celebradas en A Brief Inquiry, al igual que la crítica cultural del mismo, para formular una explicación mínima de porqué las balaceras en Estados Unidos se han vuelto un asunto de cotidianidad; la única razón que Healy encuentra es la falta de amor. Pensar que la violencia surge a partir de la ausencia de amor podrá parecer un tanto banal pero innegable que existe la posibilidad, a diferentes niveles de efectividad, de combatir los entornos de violencia desde la unión colectiva, la ternura y la empatía.

“Part of the Band” es una canción un tanto diferente para la The 1975: con un ritmo ligero y una instrumentalización despojada de mil elementos que se conjuntan a la vez, la música acompaña una especie de flujo de conciencia en el cual Healy expone los cambios en su mentalidad durante el confinamiento. Burlándose de su egocentrismo del pasado, las calificaciones de pretencioso que le imponen los escuchas y la intensidad desbordada con la que toda la información es consumida, criticada o comentada en la actualidad, la canción sirve como una aceptación del ser que, mientras reconoce su interés por conocer, deja de tomarse muy en serio su papel de informador como figura pública.

Persiguiendo también la expresión más sincera posible de una experiencia universal, se abre, en la mitad del álbum, una breve trilogía sobre diferentes perspectivas del amor. Empezando con una actualización de las sonoridades más relajadas presentes en I like it when you sleep, for you are so beautiful and yet so unaware of it (2016), “Oh Caroline” habla de un amor por el cual daríamos todo en la vida, expresa esas sensaciones tal como son sin categorizarlas, universalizando la canción no sólo en su temática sino en sus posibilidades de interpretación. Luego, “I’m In Love With You” quizá la canción más similar a las partes accesibles de Notes, obliga a Healy a nombrar el amor por lo que es con todas sus partes, acentuando las que son disfrutables. Terminando con “All I Need To Hear”, una canción de instrumentalización sencilla, publicada tal como ocurrió en su primera toma, Healy elimina todas las necesidades nihilistas del pasado o las ganas de ser un rockstar para pedir que el amor suceda en su versión más transparente y mundana, dándole el valor adecuado porque es ese tipo de amor, el que va a sostener los esfuerzos de cambio expuestos en las siguientes canciones.

Acercándose al lado más country de la banda, “Wintering” busca representar lo más cotidiano, el regreso a casa en la cena de navidad, teniendo ahora la aparente necesidad de criticarlo todo. Haciendo un ejercicio lírico similar al de “Part of the Band”, Healy describe una escena sobre el reencuentro familiar que se quiere interrumpir por el debate transgeneracional. Parece no preocuparse por participar en ello y en cambio, hace una invitación a no dirigir nuestra vida en torno a un estándar de perfección moral, social y política imposible de alcanzar.

“Human Too” es el epítome de esta postura, en el que, con un agotador “todxs somos iguales”, Healy trata de reconciliar la imágen pública de sí mismo con la propia, aceptando sus errores del pasado, reconociendo en ellos un posible cambio. Lejos de que este sea un recurso agotado, parece venir de un lugar de genuinidad; The 1975, aprovechando que aún carga con un peso de “ser influencia”, procura brindar las herramientas para un cambio de paradigma, sin embargo es difícil no romantizar los usos del lenguaje presentes y darlos por desechables.

En la recta final del álbum la banda recibe a Carly Holt, esposa del guitarrista Adam Hann, para cantar unos versos en “About You”, un homenaje al sonido amoroso del álbum homónimo de 2013. Aquí, se presenta una mirada nostálgica al amor que a su vez, es celebrado en todo su esplendor, reconociendo lo vivido y dejándose fluir desde allí.

Finalmente, en “When We Are Together”, siguiendo una línea argumental con la canción anterior, Healy le dice a alguien que se siente mejor cuando están juntos. En tanto que el final de Being Funny in a Foreign Language trata sobre una relación de pareja, donde se celebra el aprendizaje de cosas nuevas, también sirve para circundar todo lo explorado con anterioridad. Decir que “todo es mejor cuando estamos juntos” hace eco al sentimiento general del álbum, y a la banda que abraza una nueva filosofía a compartir con sus escuchas y el resto de “otros”.

En su orden estandarizado, todas las canciones del álbum son la presentación de una nueva filosofía para la banda; conforme avanzan la honestidad se vuelve la puesta en práctica de la ternura y la empatía, para entonces, en la parte final del álbum, hacer uso de las herramientas propuestas con intenciones de ir más allá de unx mismx hacia la colectividad. En este sentido, el quinto álbum de la banda se vuelve un ensayo, en el sentido literario de la palabra, de lo que ahora significa ser y estar en The 1975.

Being Funny in a Foreign Language es un favorito y da un paso adelante necesario para algunos luego de Notes pero llega de forma completamente impredecible, superando varias expectativas. No es un “return to form”, es la cohesión de todo lo que en una década ha hecho a The 1975 la banda que es hoy. A pesar de su duración, consigue recopilar aquello que los hace especiales para complacer a cada parte de su audiencia, ofreciendo al mismo tiempo una propuesta que va más allá de la música o las posturas egocéntricas de un millonario y bosqueja un plan de acción que no podrá resolver todo lo que pasa allá afuera pero sí ayuda a reajustar el camino.


Canciones favoritas: “Part of the Band”, “I’m in Love with You”, “All I Need to Hear”, “About You”, “When We Are Together”

Menos disfrutadas: “Happiness”, “Oh Caroline”, “Human Too”

39 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page