top of page

Cave World: discursividad y crítica social


El tercer álbum de estudio de la banda de post-punk sueca Viagra Boys, titulado Cave World (2022), contiene letras que critican una variedad de problemas contemporáneos que han incrementado en los últimos años. Algunos de éstos son: el incremento de tiroteos masivos que, dado el enfoque mediático actual, nos remiten a los recientes casos en Estados Unidos; el desmedido escepticismo hacia la ciencia, que lleva a creer en las teorías conspirativas más delirantes acerca del contenido y el efecto de las vacunas contra el COVID-19; la desinformación y sus consecuencias en posturas políticas radicalizadas que no ven más allá del odio. A la par, estas críticas se ven envueltas en una reflexión irónica y anticientífica sobre la evolución. Las constantes —y por momentos contradictorias— referencias a la vida de los simios, hace millones de años, teorizan mordazmente y denuncian la condición humana a través del contraste. Además, el disco presenta un humor cuya postura es difícil de dilucidar. Si bien en la primera mitad se reivindican las cualidades mentales de los simios, el final refiere a su salvajismo primitivo para burlarse de aquellos hombres con dinámicas dañinas, mismos que parecen ser el objetivo de su crítica a lo largo del álbum. En este artículo me propongo dar una idea general de la propuesta discursiva del disco, así como hacer algunas anotaciones respecto a su relación con la banda DEVO y con la película 2001: Odisea en el espacio (1968).

“Troglodyte” es la primera canción que, valiéndose del sarcasmo, embiste contra aquellos hombres que optan por la violencia armada para lidiar con sus inseguridades y saciar su odio. La pieza describe, desde la tercera persona, a un sujeto que no cree en la ciencia, piensa que todas las noticias son falsas y, por poseer una pistola, cree tener el derecho de decidir quien vive y quien muere: “When everybody was a monkey, ha / We had to fight just to survive / And now you got yourself a weapon / You think you choose who lives or dies”. Es importante notar cómo cambia, a partir de la segunda estrofa, la representación del uso de la violencia: mientras que el “hombre moderno” la emplea con fines personales a causa de su incredulidad y su furia, los monos pelean para sobrevivir, no por otra razón. La estrofa y el coro terminan advirtiendo lo siguiente: “But when we had hairy arms and legs / And you were still swimming 'round in a lake / Yeah, you were still a troglodyte / You just evolved a bit too late / You ain’t no ape, you’re a troglodyte”. El sentido de superioridad y grandeza que motiva a este individuo a cometer los actos de violencia armada más deplorables es minimizado al decirle que, millones de años atrás, no hubiera sido un simio, sino un troglodita (habitante de las cuevas) estancando en el proceso evolutivo. De esta manera, se le substraen las facultades indispensables que se requerían en ese periodo temporal de nuestro planeta para sobrevivir, marcando así una diferencia crucial entre trogloditas y simios; entre hombres que llevan la violencia armada al límite y aquellos que pueden trabajar internamente sus emociones.

La siguiente canción en la que quisiera detenerme es “The Cognitive Trade-Off Hypothesis”. Aquí dejamos momentáneamente los problemas contemporáneos para echar un vistazo al pasado, específicamente al momento transitivo en el que, como simios, empezamos a adquirir cualidades cognitivas que permitieron el surgimiento del lenguaje. El coro final enuncia: “We climbed down from the trees and learned to speak / We lost all of our cognitive abilities / We climbed down from the trees and learned to speak / We lost all of the hair from our bodies”. Contrario a lo que suele pensarse acerca del progreso que representó el surgimiento del lenguaje, la letra propone que fue éste último el que provocó la pérdida de nuestras facultades cognitivas. Si bien el lenguaje humano posee una flexibilidad, una complejidad y una especificidad que propician un alcance comunicativo distinto al del lenguaje animal, aquí se pone en duda el optimismo con que solemos pensar la comunicación social de nuestra actividad verbal. A mi parecer, lo que se está sugiriendo es que esta complejidad que caracteriza al lenguaje humano es la misma que nos ha llevado a realizar atrocidades, tanto a nivel colectivo como individual. La canción matiza el problema al hacernos pensar qué tan cierto es que nuestras facultades intelectuales nos llevaron a una organización social mejor que la de los primeros simios. En el fondo de esta reflexión también se asoma la pregunta: ¿cuáles son las implicaciones de ser humanxs?

Siguiendo con las canciones que construyen la temática general de Cave World, “Creepy Crawlers” y “Return to Monke” serían las que faltan por abordarse. La primera se construye, musicalmente, a partir de un monólogo del cantante Sebastian Murphy, que personifica la postura extremista de alguien que delira con teorías conspirativas acerca de las vacunas. La voz de este personaje dice que éstas contienen microchips en forma de “rastreadores espeluznantes” que recolectan la información de las personas vacunadas, y que lxs niñxs que no se han vacunado están siendo cosechados por reptilianos y naciendo con colas y pelo animal. Como salido de una película de ciencia ficción o de fantasía, este monólogo lleva al extremo los alcances imaginativos y disparatados de estas teorías conspirativas y satiriza a sus creyentes. Más importante, a mi parecer, la pieza reflexiona acerca del fenómeno de desinformación, que suele darse por la falta de lectura de noticias que tengan algún tipo de fundamento para sostenerse: en la era digital, lxs internautas somos capaces de creer lo que sea, sin necesidad de corroborar nuestras fuentes. Por otro lado, “Return to Monke”, la última canción del álbum, funciona a modo de conclusión catártica y explosiva. Mientras que en “Troglodyte” se subvertía la noción negativa de los monos, en tanto que seres menos inteligentes que los humanos, esta canción compara al grupo social del cual se ha burlado en “Creepy Crawlers” (aquellos que creen en teorías conspirativas descabelladas relacionadas a las vacunas) con simios: “Well everybody's worried about the future / Don't take that vaccine man, they'll / They'll turn you into a computer / Well out here in your local jungle / Ain't nobody vaccinated / We spend our time throwing shit at each other / We're just hanging out masturbating / Leave society, be a monkey”. El consejo de la banda a estas personas es que abandonen la sociedad para convertirse de nuevo en monos. A su vez, creo que la canción está dirigida a quienes creen que deberíamos volver a un estado primitivo en donde las personas débiles sean echadas de la vida en sociedad, y que el salvajismo y la violencia sean los parámetros por los cuales nos rijamos. Teniendo esto en cuenta, el final resulta bastante perturbador: “They're killing each other out here, man / They're killing each other / Everyone's killing each other with sticks and bones / And old pieces of mud they scraped off a tree”. Aun volviendo a ese estado idealizado de primitividad, seguiríamos matándonos entre nosotros con huesos y pedazos de lodo seco.


Antes de finalizar, quisiera notar la similitud que existe entre este tratamiento del tema evolutivo y el que hace la banda de punk y new wave DEVO, así como el mostrado en la película 2001: Odisea en el espacio. El nombre del grupo estadounidense de finales de los setenta apuntaba al concepto de devolution, el cual se popularizó en aquella época y proponía que la humanidad no había evolucionado de los simios con el paso del tiempo, sino que incluso había retrocedido como especie; se planteaba que toda la crueldad y las atrocidades humanas eran evidencia de esta idea. Musicalmente, el disco también es reminiscente de DEVO por su uso de teclados, sintetizadores y guitarras enérgicas y bailables. Por otro lado, en la portada Cave World podemos notar que uno de los dibujos, el que se encuentra en la esquina superior derecha, representa el monolito que aparece en la película de Stanley Kubrick 2001: Odisea en el espacio. Creo que esta referencia es un guiño por parte de los Viagra Boys, ya que pueden trazarse varios paralelismos entre los temas que aborda la película y la crítica social que presenta el disco en cuestión. Algunos de estos temas pueden ser resumidos en interrogantes, como: ¿Qué implica el progreso de la humanidad?, ¿a dónde podrían llevarnos los avances científicos y tecnológicos que propulsan los viajes estelares?, ¿existe una entidad todopoderosa y omnipresente en el universo? Y, por último, ¿qué implicaciones éticas tiene el desarrollo de la inteligencia artificial?

A modo de conclusión, Cave World es un álbum inmensamente sugerente, tanto por las relaciones intertextuales con el discurso de DEVO y la película de Kubrick, como por los problemas contemporáneos que tematiza. A la vez, su discursividad no deja duda de a qué sector de la población está satirizando. Las letras optan por desarrollar la temática a través de la ficción, a modo de un relato sin linealidad narrativa que presenta viñetas que reflexionan acerca de los simios, los trogloditas contemporáneos y el miedo al futuro de la humanidad. Su propuesta discursiva llega en un momento en el que nuestro planeta se encuentra en crisis, en gran medida por seguir perpetuando los ideales y valores de una masculinidad hegemónica que ha resultado sumamente nociva para el bienestar de la vida en sociedad. Cave World es sólo un escalón más en el camino de obras musicales contemporáneas que hacen un esfuerzo por generar conciencia acerca de nuestro presente y nuestra condición humana y, como amantes y escuchas activxs de la música, es nuestro deber buscar y compartir estas propuestas cada vez más.

82 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page