¿Has escuchado esta canción?

Actualizado: feb 13

Como un fanático tan intenso del rock pop, vivo con los típicos comentarios de que esa música es para escuchar cuando eres adolescente, que es para cuando sientes que nadie te comprende, cuando te crees emo, cuando crees que el mundo está completamente en tu contra. Supongo que para muchos es así. Todos dicen que fueron fanáticos de blink-182, de Good Charlotte, de Falling in Reverse, cuando eran más jóvenes. Se creen veteranos en la música porque ahora sus resúmenes de Spotify muestran a Tame Impala. Yo jamás dejé de escuchar esa música. Yo jamás necesité cambiar, “madurar” como ellos dicen. Incluso cuando la persona que más amaba en esta vida me lo reclamó, no lo creí. Crecer no es rendirse, referencia al rock pop mexicano. ¿Han escuchado “This Song Saved My Life” de Simple Plan? ¿Se han detenido realmente a apreciar una letra así? Por más superficial que parezca, uno puede sentirse salvado por una canción teniendo 15 o 22 años.

Me gusta mucho esta sección de Cluster, porque podemos escribir cosas que sólo en nuestras cabezas tienen algún sentido. Tal vez nadie las entienda, tal vez los maestros de secundaria querrán darle un significado más profundo a nuestras palabras. En nuestra lista de los mejores discos de la década, encontrarán el Get Your Heart On! (2011) de Simple Plan. Sé que en esa lista hay muchos discos mejores, mejores letras, mejor instrumentación, mejor producción, pero, por algo ese disco está ahí.

Me gustaría pensar que sólo una persona en el mundo va a entender este texto. (Y no, si creen saber quién es, probable estén equivocados.) Han pasado ocho años y medio desde la salida de ese disco, ocho años desde que lo conocí y, por supuesto, cuando uno conoce un disco nuevo, se clava con él. Se enamora loca y perdidamente. Lo quiere escuchar todo el día, quiere que esté presente en absolutamente todo lo que hace. A veces, demasiado.

Creo que me ahogué en Simple Plan, creo que mi gusto por ese disco me cegó por mucho tiempo y cometí errores y quemé puentes que no debí quemar. Como siempre, pasó el tiempo. El disco tuvo una versión de lujo y poco a poco se fue desvaneciendo. El hechizose fue pasando y lo fui olvidando poco a poco. La banda grabó otro álbum y, simplemente,decidí ignorarlo, decidí ser un mal seguidor porque estaba muy ocupado escuchando otras canciones, conociendo otras bandas, olvidando lo importante que había sido para mí.

La vida da vueltas. En ocasiones, de 360 grados. Y de pronto me di cuenta que mis bandas favoritas lastimaban mis oídos, que mis letras más queridas rompían poco a poco mi corazón, que estaba completamente solo. ¿Han escuchado “Where I Belong”, de Simple Plan? Ojalá pudieran entender por qué esa canción significa tanto para mí. No hay tiempo de contarlo ahora todo, pero tengan en mente que la banda tenía años de no sacar material nuevo y fue su canción de regreso. Me reencontré con una banda que lo significaba todo para mí. Por supuesto que, durante algunos años, había vuelto a ella por aquí y por allá, pero no habíamos conectado de esa manera. Entendí por qué ese disco del 2011 no lo había escuchado hasta el hartazgo como hago con todos los discos en mi vida, entendí que simplemente no estaba destinado a ser igual, que, si me hubiera hartado de ese disco, no hubiera podido volver a mi vida en un momento que tanto lo necesitaba.

Y ahora suena tan diferente. Un sonido lleno de madurez que no pierde esos tonos que lo hacen tan único, que resuena en los audífonos de miles de personas, pero que tú sabes que sólo unos cuantos entienden de verdad de lo que está hablando. Un sonido que va a estar ahí siempre que quieras llorar y abandonarlo todo; te va a acompañar. Un sonido que retumba de aquí hasta Australia, donde parece que simplemente nunca van a poder apreciar la grandeza de un disco como Get Your Heart On!, no entienden de verdad lo que están dejando ir.

Hay bandas en esta vida que nos gustan por un tiempo, que dejamos atrás, que volvemos a escuchar sólo por la nostalgia y muy de vez en cuando. Pero hay bandas que, aunque nunca sean nuestras favoritas, jamás dejan de estar ahí. Y no importa que tú las abandones, o que se te olvide su existencia por mucho tiempo, esas bandas jamás dejarán de hacer música para ti. Jamás dejarán de querer expresar tu historia a su manera, jamás dejarán de estar en tus playlists siempre que los necesites.

No hay más que decir; gracias por tanto y perdón por tan poco, Simple Plan.

3 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo