La misteriosa desaparición de la tripulación de Noel S. Engel

El siguiente reporte es un intento de bitácora de la última exploración del navío S. Walker, liderado por el intrépido capitán Noel Scott Engel.

Marzo 1979 - Encuentro con el galeón Nuestra Señora de la Concepción, alias "Cacafuego"


El pasado 22 de marzo, un jueves, mientras la nave se encontraba cerca de las coordenadas 16.8395° Sur, 148.3717° Oeste, a unos kilómetros de un archipiélago desconocido, no muy lejos de las islas polinesias, un ominoso mensaje fue recibido por la base marítima londinense de Abbey Road. El mensaje que, según familiares y conocidos del capitán, vino directamente de su voz, comenzaba con trivialidades inquietantes. Engel, cuyo nombre en esta bitácora se sustituirá en ocasiones con el de Walker (nombre de su navío), comienza el informe tranquilo, asegurando que la tormenta por la que navegaron los últimos días por fin había cedido. El barco parece haber sobrevivido al azote sin mayor problema; no obstante, comenta Walker, ha aparecido un sonido extraño durante la madrugada, un sonido que se prolongó y recorrió el navío hasta poco antes del mediodía. Eso según el capitán Engel, ya que, según el reporte, la evidencia apunta a que el capitán era el único miembro de la tripulación que lo escuchaba.

El informe es cortado por una voz lejana que parece clamar tierra al tiempo que divisa un barco no identificado; acto seguido, el S. Walker se aproxima con velocidad a estos dos objetivos. El capitán comenta que se trataba de una isla y que, a menos de un kilómetro de ésta, se encontraba un barco con aspecto “atávico”. La neblina seguía demasiado espesa como para determinar la condición del navío o la naturaleza de la isla, que, de acuerdo con el capitán,

“parece levantarse, contra toda probabilidad, varias decenas de kilómetros sobre el mar, en un gesto que desafía a Dios”.

Lo último que se escucha del capitán, antes de una pausa de más de diez minutos, es que iría con un puñado de hombres a temperar la situación, ya que el viejo navío no parecía estar respondiendo a las comunicaciones radiofónicas del S. Walker.


Desconocemos si, por accidente o de forma intencional, la radio del capitán Engel quedó prendida. Diez minutos después de haber ido, supuestamente, a lidiar con la situación del barco desconocido, se escucha una voz: “Aterrada por los hawaianos, Maman Neigho destroza con su pulgar el galeón Cacafuego”. Según familiares y conocidos, es la voz del capitán Noel Scott Engel.


Mayo 1979 - Ira de Dios y posible pérdida de las facultades mentales del capitán Engel

La siguiente comunicación del S. Walker no vendría sino hasta casi dos meses después, a mediados de mayo. En ella, el capitán recuenta lo que sucedió desde que hicieron contacto con el otro barco y la isla. Al parecer el grupo explorador fue atacado por un conjunto de “seres grises, de baja estatura, piernas fugaces y extremidades puntiagudas”. Así son descritos por el capitán, único sobreviviente del ataque. “Locales de la isla, alejados de Dios y de todo lo sagrado”, comenta Engel, quien se escucha notablemente afectado por lo ocurrido. Se lo percibe con una actitud vengativa que raya en lo genocida. En su ira rememora positivamente a figuras como Lope de Aguirre y Hernán Cortés. Deja escapar, sin embargo, una inquietud: desconoce por qué lo dejaron vivo.

Al contarles a los demás tripulantes la violencia con la que destazaron a sus camaradas, el resto de los hombres, enardecidos por los asesinatos, se volcaron a tomar la isla con las pocas armas que tenían. Todos, sedientos de sangre, bajaron a las playas y se adentraron en la jungla. Todos salvo el capitán, que, a pesar de su notable cólera, insistió en arreglar el constante ruido del barco antes de asaltar la isla.

Después de semanas de búsqueda, encallados a causa de su propia rabia y de la espesa neblina, los hombres, ya hartos, interrumpieron sus labores para encargarse de los locales. “Inútiles. Traidores. Sordos ante el barco que se deteriora en sus narices”, chilla Engel. La comunicación termina con los sollozos del capitán, que lamenta el motín de su tripulación y clama, con infantil angustia, su regreso al navío.

“La selva se tragará sus rostros… ya nunca los volveré a ver”, dijo tras la partida de sus hombres.

Al igual que la comunicación pasada, este mensaje terminó con una pausa, seguida de una última emisión. Esta vez no fue la voz del capitán. La radio captó un sonido del cual sólo se rescatan las vocales. Una “i” seguida por una “o”.


Marzo 1984 - Última transmisión: voluntad de Zotep Ciiso, dios olvidado de la peste y la penumbra.

El último mensaje del S. Walker llegó cinco años después del primero. Después de varios meses, el equipo de rescate concluyó la búsqueda a finales de 1979, tras haber reportado varios errores en las coordenadas compartidas por el S. Walker. No hubo rastro del navío; tampoco de la isla. Con el tiempo, las leyendas y las teorías comenzaron a dar vueltas entre los gremios de exploradores. El consenso general es que el capitán Engel perdió la razón y, luego de un malentendido con su tripulación, probablemente impulsado por el delirio, los llevó a una diminuta isla en medio del pacífico, asesinó a unos cuantos y convenció al resto de desembarcar en la isla, con la excusa de vengarse de los locales. Una vez abajo los dejó a su suerte, pero la conducción del navío fue demasiado para un solo hombre y terminó hundiéndose. Así terminaba la historia del capitán Engel, al menos hasta marzo de 1984.

La última transmisión es de notarse por dos motivos, más allá de la extrañeza de todo el asunto. Primero: para este punto la voz del capitán era casi irreconocible, pues había perdido todo signo de cordura. El mensaje era un completo sinsentido, una colección de palabras aparentemente aleatorias en la boca de un hombre claramente desquiciado. Segundo: después del mensaje del capitán y de la ya identificada pausa con una duración de nueve minutos con cuarenta segundos (en los tres mensajes la pausa dura lo mismo), se alcanza a percibir el sonido que en la transmisión pasada no logró distinguirse del todo.

Éste es el último mensaje del capitán Noel Scott Engel, la última transmisión del navío S. Walker:




“Es denso, tenso

Invisible, libra por libra

Toda la gente en las esquinas

Empujándose unos a otros

Follando como cabrones

Tocando como atracadores

Empujándose unos a otros

Rompiendo sus gorras

Deslizando sus foques

Descansando en la brisa

Adornando los árboles…



Bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch

Bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch

Bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch

Bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch

Bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch

Bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch

Bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch

Bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch

Bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch

Bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch

Bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch

Bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch

Bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch

Bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch

Bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch

Bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch

Bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch

Bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch

Bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch

Bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch

Bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch

Bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch

Bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch

Bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch

Bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch

Bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch

Bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch

Bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch

Bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch

Bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch bish bosch"

6 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo