Estilo, negritud y R&B en la ciudad: entrevista con la banda emergente Mulato

Actualizado: 14 de dic de 2020

Después de varios minutos de pasear por la Facultad de Música y compartir los sentimientos que a cada uno le generaba estar ahí (desde la nostalgia de Kurt, por regresar a sus raíces de iniciación musical, hasta la adulación, a mi parecer excesiva, de mi compañero Bruno, al ser ésa su primera vez en mi escuela), finalmente nos decidimos a entrar a un salón que, gracias a mis contactos, encontramos desocupado. 

     En realidad, la entrevista ya había empezado desde el momento en que nos saludamos, ya que, días antes, cuando nos juntamos a planear todo, ni Bruno ni yo teníamos mucha idea de quiénes eran los integrantes del grupo ni de qué hacía cada uno; entonces, en cuanto llegamos y nos topamos con sólo dos de ellos, comenzaron las preguntas. Nos faltó grabar esa parte; novatos. 

     Por esto mismo, cuando llegamos al salón, ya estábamos preguntando sobre los videos, pero más tarde cada uno procedería a contarnos su historia, tema por el que parece más sensato comenzar: Kurt Hernández (vocalista y baterista) nos cuenta que él, como muchos otros músicos afroamericanos en los que se inspiran, comenzó en la iglesia: “la iglesia siempre fue mi primer escenario y para mí es algo de mucha responsabilidad”. 

     Después de eso, con el apoyo constante de sus papás, decidió hacer la audición a la entonces Escuela Nacional de Música (ahora Facultad de Música) de la UNAM, y fue aceptado; ahí comenzó a estudiar percusiones en el Ciclo de Iniciación Musical e incluso tomó clases de composición con el maestro Mario Stern, ya que siempre le llamó la atención hacer su propia música: “creo que está bien padre esa curiosidad por saber cómo escribiría yo, qué tengo que decirle a los demás.” 

     Unos años más tarde entró a la Escuela de Música del Rock a la Palabra, donde conoció a Johny, quien tiempo después lo invitó a tocar con él a una banda. Nos cuenta que esto fue una parte importantísima en su formación, ya que comenzó  a tocar con bandas y en vivo: 

La verdad es que estuvo bien chido porque ya conocía más o menos el rock’n roll, pero lo conoces de otra manera cuando estás en el escenario, y creo que está chido que eso [este género] haya sido parte de mi formación como músico, porque fue lo primero que le pegó a la juventud, el rock’n roll fue como el boom para desatar un montón de cosas.

     Por otro lado, Johny Flores (bajista) nunca estudió música formalmente hasta que entró a la escuela donde conocería a Kurt. Antes había aprendido bajo con Alfonso Arreola, con quien considera que aprendió más música; sin embargo, hasta ese punto, no había considerado la música más que como un hobby, además de que sus papás lo incitaron a estudiar primero otra carrera. Ya en la escuela entró a la banda a la que después también se uniría su compañero. Nos cuenta que al principio también le costó trabajo desenvolverse en el escenario, pero eventualmente se fue acostumbrando y empezó a ver que podría vivir de eso. 

     Años después, cuando conoció a Kurt y lo invitó a su banda, se dio cuenta de que entre ellos dos había un entendimiento particular: “Tocando con él me di cuenta de que estábamos muy conectados, como cuando juegas con alguien fútbol o FIFA y te das cuenta de que juegas chido…” Ambos continuaron en la banda hasta que decidieron aprovechar esa conexión tan especial y comenzar un proyecto sólo ellos dos. Sobre Mulato, en su perfil de Spotify encontramos que en la descripción dice: “R&B mexa del 19..”; Johny nos había mencionado algo al respecto antes: 


Cuando descubrimos que nos gustaba un montón este tipo de música, dijimos: “A ver, vamos a buscar una banda mexicana que toque eso”. En realidad,  no encontramos un referente que estuviera haciéndolo. Nos daba curiosidad saber cómo lo haría un mexicano.

     Sin embargo, al retomar el tema más adelante, surgió la pregunta:

Mariana: Ya nos contaron que el estilo surgió a partir de una búsqueda continua, ¿ya les gustaba esa música o…?

Johny: Más a Kurt; es que él es el joven. 

Kurt: Sí, él sacaba bandas como Charlie García o Spinetta, que de pronto tienen tintes así como funkerones y medio de soul. Había escuchado dos o tres artistas que hacían R&B, y a mí me llamó un montón la atención, y justo con mi novia fue que yo le pasaba música a ella, y ella me pasaba música a mí. De pronto conocíamos a un montón de artistas y pues yo siempre le enseñaba a Johny.

J: Y yo tenía como las referencias “viejas”. O sea, él llegaba y me decía: “Güey, es que tienes que escuchar esto”, y yo le decía: “Está súper chido”, y Stevie Wonder también lo hacía en la década de 1970, o Prince, entonces nos dimos cuenta de que había un hilo ahí, en ese estilo de música, que es, sin que suene despectivo, música negra. 

K: Y justo platicando de eso nos dimos cuenta de qué tan importante ha sido la raza negra para lo que se escucha hoy en día. 

M: ¿En dónde se ve la influencia mexicana? Es decir, ¿qué tanto impacto quieren que tenga la cultura mexicana en su música?

J: Pues justo así surgió el nombre: estábamos diciendo muchas tonterías acerca de cómo llamarnos, y de cómo intentar hacer un guiño o referencia a la negritud, pero pensamos que sería muy absurdo pretender decir “Somos negros” o “Queremos ser negros”. 

K: Porque nosotros tenemos como esa esperanza de que nos dé un vitiligo al revés… 

J: De pronto esa absurdez tomó un poco de realidad, y pensamos en esta tercera raíz que no se ha visibilizado tanto, como en la Conquista, que llegaban negros, y luego se mezclaron y surgieron los “mulatos”... 

Y pues también en la lírica, retomar ciertas tradiciones o tipos de versificación como las décimas o los octosílabos que quisimos poner a manera de detalle, creo que ahí podemos ver algo de lo mexa.

Bruno: Retomando la cuestión lírica, que es uno de los elementos que más se subrayan al escucharse, ¿cómo funciona su proceso creativo para concretar una canción desde la idea primigenia hasta el producto final?

J: Regularmente van de la mano la lírica y la música, porque justo en la escuela en la que estudiamos una de las cosas más importantes es la lírica; además nos gustan artistas cuyas letras suelen estar muy chidas, como Drexler, o incluso esas viejitas, como las de José Alfredo, ¡son poemas! Siempre se ha tratado de traer una guitarra y estar escribiendo. Regularmente Kurt lleva letras, que corregimos ahí, ya cuando las “melodiza”, entonces se hacen más fáciles sus ideas. 

K: Sí, y también Jos Parker [guitarrista] es el encargado de ponerle el acorde, pero un acorde caro, de ésos que tienes que pagar por ellos.

B: Cuando ustedes tienen una idea y luego la desarrollan en una canción, ¿en qué se enfocan más: en una cierta narrativa, o en las sensaciones, o en las imágenes que se crean?

J: Pues... ahora que lo planteas así, supongo que es un poco de todas: hay canciones que literalmente te cuentan una historia, o hay canciones que son como postales, como lo que llega a ser un haiku a veces, que son tres versitos pero que, a la vez, son una imagen muy cabrona. Intentamos ser capaces de distinguir entre imágenes chidas e imágenes que no funcionan, o poder identificar ciertas contradicciones en las letras. Las letras van saliendo y las vamos corrigiendo.

M: ¿Por qué decidieron sacar primero dos sencillos y luego incluirlos en el EP? 

K: Fue esta etapa de descubrimiento en la que nosotros estábamos acostumbrados a tocar otra cosa, y para nosotros, además de que representaba hacer algo nuevo fue pues eso, ¿no? Como meternos a aguas desconocidas, y, de hecho, el EP es homónimo porque justo nosotros estamos intentando tomar esa voz que todavía no está bien definida, sobre lo que es la banda.

J: Pues no sé a quién se le ocurrió .  Grabamos todas las canciones y decidimos poner una para ver qué pensaba la gente; estuvo chida la respuesta, entonces pusimos otra, y también estuvo chida, entonces dijimos: “Pues vamos a poner todas”.  

     Nos cuentan que, aunque no han terminado de promocionar este primer EP, ya están trabajando en nuevas canciones, nuevos ritmos, nuevos videos; explica Kurt que, para él, “la música es como la moda: tienes que estarte adelantando a tu época y a tu tiempo para que, cuando esté listo, más o menos funcione y tenga sentido.”

     Para terminar la sección meramente informativa (si quieren llegar a lo divertido, esperen o sáltense al final, hihi) regresemos al inicio, cuando preguntábamos sobre los dos videos que han publicado (MULATO: PARTE UNO y MULATO: PARTE DOS) y el proceso detrás de ellos:

K: Los videos partieron de esta idea de que sólo fuera una imagen que enriqueciera la música. No quisimos seguir una línea porque sentimos que eso ya estaba muy rebuscado. Esa onda como de contar una historia y de que a fuerzas tuviera que salir la banda. A fin de cuentas la onda es que escuches la rola, entonces nada más era algo como que se te quedara, pero que fuera ilustrativo.

B: ¿Cómo fue que desarrollaron estas propuestas? ¿Fue el director y el cinefotógrafo los que les propusieron la idea, o ustedes las plantearon?

M: ¿Qué tanto intervinieron?

K: Pues fue de las dos partes: ellos llegaban con una idea y a veces nosotros la corregíamos, y a veces al revés, nosotros llegábamos con una idea y ellos decían: “no pues se ve más chido esto”. 

B: Con este video que lanzaron, que tenía un estilo visual muy marcado, con luces de neón, imágenes monocromáticas, mucho movimiento de cámara por momentos, ¿piensan darle una continuidad a ese estilo en los futuros videoclips del disco, o fue algo único y piensan cambiarlo próximamente?

K: Pues la idea es hacer algo distinto… obviamente que sí tenga el sello que queremos darle a la gente, una voz que apenas estamos formando. Pero cada video tiene que ser distinto para que no sea aburrido verlos y te den ganas de verlos todos varias veces.

J: Nuestro objetivo era no que fuera algo feo o malo, sino que fuera hasta cierto punto confuso, que la banda dijera: “Chale, es que no lo entiendo, tengo que volverlo a ver.” Y yo creo que lo logramos cuando le enseñé el video a mi mamá y me dijo: “¿Qué es esto? No lo entiendo.” Ahí supe que lo logramos. Entonces yo creo que volveremos a intentar hacer otra vez algo así: raro. 

     Efectivamente, la imagen que Mulato muestra en sus portadas, videos y redes sociales es muy característica, definitivamente llama la atención y en nuestra opinión sería un buen tema para tocar. 

M: Para ustedes, ¿qué tan relevante es la imagen en comparación con la música?

K: Pues sentimos que es un todo, ¿no? Que no sólo la música importa. A pesar de que la música es lo más importante, a la gente no la atrapas sólo con ser buen músico. Siento que los que llegan a ser grandes personajes es porque lo tienen todo. 

J: Ahora puedes ver el día a día de los artistas que te gustan, nos dimos cuenta de que la imagen es algo que está muy presente y eso es algo que quisimos retomar o respetar.

     Tenemos entonces a una banda con mucho futuro, con ideas muy creativas y objetivos muy claros que se ven claramente en su música y videos. Pero, ¿quieren conocer a estos dos integrantes un poco mejor? Para eso tenemos nuestra sección lúdica, o “Trivia con Mulato”, que a continuación presentamos; con esto, me despido (hasta aquí mi reporte, para más información, vayan a la versión de Bruno):

B: Si pudieran escoger vivir en una década, ¿cuál sería?

J: ¡Qué difícil, carajo!

K: Sí, soy amante del tiempo. Yo probablemente en la década de 1990 con esta oleada del neosoul: apenas estaba entrando la industria del rap y del hip hop. 

J: Musicalmente me hubiera gustado vivir en la de 1960, que explotó el rock… Me hubiera encantado estar aquí en 1915, es que, en realidad, México no es taaan viejo: hace como 5 generaciones México estaba en la Revolución. Entonces me habría encantado vivir cuando la CDMX empezaba a florecer, a ser lo que es.

B: ¿Qué preferirían: morir a los 27 con un sólo un disco, pero que resulte de suma importancia en la historia nacional-musical o poder vivir más tiempo sin un éxito garantizado?

J: Yo a los 27, a la verga.

K: ¿Tú sí eres acá, James Dean?, ¿quieres vivir rápido?

J: A la Jaco Pastorius.

K: No lo sé. Yo creo que sí me gustaría tener hijos y así, verlos crecer, y no ser tan egoísta.

B: Si tuvieran que elegir sólo una de sus canciones como su presentación, ¿cuál sería?

J: Yo creo que “Alba”, me gusta bastante.

B: ¿Por qué?

J: Pues porque todos los días, aunque suene muy cursi, es una oportunidad para cagarla mucho o para hacer las cosas chido.

K: Es como decía Juan Gabriel en “Buenos días amooor”.

J: Es como cuando no estudias para un examen y piensas: “Puta madre, va a salir muy mal esto.”, pero sabes que en dos o tres horas ya vas a estar de ese otro lado, pase lo que pase. Es una canción que habla de eso, de que cada día es una nueva oportunidad, entonces invité a un cuate que es decimista para que improvisara unas décimas en una parte de la rola, y como él está muy acostumbrado a improvisar, en los ensayos improvisaba y decía unas cosas que yo decía:  “cómo puede decir cosas tan cabronas”. Entonces, por eso.

K: Yo creo que sería, aunque no sea nuestra, la de “La memoria de los espejos”. Creo que esa rola sintetiza todo lo que queremos: esta onda de la poesía y de un ritmo que no se entienda mucho, como algo dulce como el bossa nova. Siento que ésa.

B: Si tuvieran que elegir una película que los representara como conjunto, o un cortometraje, algo visual: ¿cuál sería?

J [en tono burlón]: La de Parásitos.

M: O sea, así como musicalmente son Mulato, ¿visualmente…?

K [tono burlón]: Amores Perros… 

M: Amarte Duele...

K: Algo así tipo El Origen, tipo… ¿cómo se llama? El Gran Truco, ¿no?

B: David Lynch, algo de David Lynch… 

J: David Lynch…   Es que ése está ya bastante raro, ¿no?

B: Sí, sí está… 

J: Bueno, tiene una muy buena que se llama Mulholland Drive… ésa podría ser, ¿eh? Está sexy, está oscura, y de pronto hay una cosa muy extraña... me gusta, Mulholland Drive.

M: ¿Y una novela?

B: O cuento, o minificción… 

J: Me gustan las novelas policíacas. Hay una que se llama “La sombra de mi sombra”, de Paco Ignacio Taibo II; el güey es un personaje, pero esa novela es viejísima, y me gusta mucho porque en la misma novela hay una parte como dedicada al estridentismo. Los estridentistas fueron como una vanguardia mexicana como muy underground, pero al mismo tiempo ahora muy de culto, y es como la única vanguardia mexicana. Entonces está chido, porque es como un pequeño homenaje a algo que no se conoce tanto, y que gracias a él yo conocí a los estridentistas y sí es una cosa de locos. Tenía varias expresiones como en la literatura, tenían poemas cabronsísimos... había un poeta llamado Manuel Maples Arce… escritores no muy conocidos pero que sí dejaron una huella chida.

K: Yo creí que ibas a decir Juan Rulfo o algo así… 

B: Y la última: ¿elegidos por los dioses o simpatía por el diablo?

J: Yo creo que simpatía por el diablo…

K: No, yo por los dioses. 

B: Ufff...

M: ¡Encontramos el punto de desencuentro en Mulato!

K: Es que, justo: él es el ying y yo el yang, o al revés. Y creo que también eso está chido. 

8 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo