• Mariana Sánchez

Notas de morado

Actualizado: 22 de may de 2020

Canción para una niña dormida


Ésta no es una canción de cuna

pero sí es para la niña dormida.


La que aunque cierra los ojos no descansa

porque algo en su alma no cesa

no quiere quedarse callado.


Y es que, niña,

¿por qué si sabes, callas?

¿Por qué si no descansas, duermes

como esperando que un día el sueño llegue

y se quede para siempre?


No tengas miedo, mi niña

Aquí todas vamos contigo


No te dejes arrullar

por un mundo dormido


Aquí todas vamos contigo

y caminamos a tu lado.


Porque el miedo ya no existe:

se esfumó cuando gritamos.


Y así marchamos de la mano

a distintos ritmos, siempre juntas

para poder cerrar los ojos

y por fin dormir tranquilas.



El son so[n][r]oro

Que el miedo no nos enmudezca

que el silencio sea voluntario,

por las que nos faltan

(aunque siguen con nosotras)


y que aquel silencio que ensordece

venga seguido de una oleada de gritos

enloquecidos, emocionados, desesperados

que gritarán por kilómetros a un mismo son.


Un son sonoro,

un son sororo



… y que cuando se haga el silencio

no tengamos que pensar en una más

(Una menos)



Empoderadas

Si llenamos calles enteras

de mujeres y voces,

si tumbamos paredes,

rompimos vidrios,

trepamos estatuas.

Si con nuestros saltos y tambores

retembló en sus centros la tierra.


Yo me pregunto,

¿qué no podremos?

20 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo