• Clara Hoffmann

Crushing (2019) - Julia Jacklin

Actualizado: ene 28

Crush en Crushing


Si alguien le hubiera preguntado a mi hermano hace unos cuantos años qué tipo de música me gusta escuchar, hubiera respondido sin dudar: “canciones tristes con voz de tipo y guitarrita”. El comentario me ofendió mucho durante bastante tiempo, pero ahora escucho las canciones que me acompañaban en el pasado y acepto que es tremendamente cierto. ¿Keaton Henson? Lo único que escuché durante meses y aún sueño con sus canciones. ¿Passenger? Me duele admitir que era la más fan. En el apogeo de mi adolescencia, Foo Fighters se volvió el soundtrack de mi vida claro, prefería las más baladosas de Echoes, Silence, Patience & Grace y un poco más tarde, avancé hacia otros artistas magníficos que sigo escuchando con mucho placer y frecuencia como Briston Maroney o Catfish and the Bottlemen. En fin, el punto es que no escuchaba ni a una sola mujer; qué pena admitirlo.

Al terminar la prepa y encontrarme frente a la confusa inevitabilidad de mi futuro incierto, uno de mis grandes sueños era vivir en Australia. Nunca lo pensé posible, lo cual es una verdadera lástima porque creo que mi vida sería bastante entretenida si hubiera luchado por lo menos un poquito por volverlo realidad; sin embargo, para saciar mi poca hambre de aventura, me adentré en el mundo del rock australiano. ¡Vaya que vale la pena! Fue entonces que descubrí a Julia Jacklin y mi vida ha sido mejor desde entonces.

Suelo tener cuidado: me recuerdo frecuentemente que las personas no son como aparentan en redes sociales o en sus presentaciones artísticas, pero sería la mentira más grande decir que no quiero tener un poquito de la magia que posee Julia Jacklin. Su debut, Dont Let The Kids Win (2016), una mezcla entre country, folk e indie pop, está completamente concentrado en su capacidad de escribir letras; su álbum más reciente, Crushing (2019), es un ejemplo todavía más claro de esto. Julia Jacklin escribe canciones que se sienten como confesiones personales presentadas de tal forma que parecen propias. He escuchado Crushing de pies a cabeza diecisiete veces, y cada vez siento que reviví un desamor que destruyó mi corazón intacto. Incluye canciones como “Pressure to Party” o “When the Family Flies In”, que inmediatamente pintan imágenes tan claras, que podría asegurar saber cómo se siente quedarse afuera de una houseparty australiana y llorar en un Corolla por algún abandono emocional. ¿Me he subido a un coche de ese tipo? Nunca en la vida. ¿Lo imagino a la perfección? Sí, gracias por preguntar. Además, fue gracias a Julia Jacklin que encontré artistas esenciales para mi bienestar emocional actual: Fenne Lily, Lucy Dacus (discutida en una entrada anterior: un paseo al son de boygenius), Hand Habits, entre otras.

Les invito a escuchar a todas, pero en especial a Julia. Les dejo el álbum aquí abajo porque escuchar a mujeres contar historias que se sienten propias es una experiencia mágica, y escucharlas cantadas con la voz de sirena de Julia Jacklin es aún más fascinante.


Canciones favoritas: "Body", "When the Family Flies In", "Pressure to Party"

Menos preferidas: "Good Guy", "You Were Right"







50 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo